lunes, 31 de agosto de 2009

¿Salida al mar de Bolivia?

¿Salida al mar de Bolivia?Un principio de 1810 confirma el acceso soberano al océano Pacífico
El Uti Possidetis Juris fue un convenio de cinco países de América: Perú, Bolivia, Colombia, Chile y Ecuador. La base del principio es que España asignó territorios a cada república, sustentada en los límites heredados desde antes de la Colonia.

La discusión sobre los límites territoriales entre Bolivia y Chile tuvo su origen mucho antes del inicio de la Guerra del Pacífico. De hecho, estas disputas comenzaron cuando los países de América lograron su independencia de la corona española y definieron sus territorios mediante el principio Uti Possidetis Juris.

El escritor Eduardo Paz Campero, en su libro Bolivia - Chile. Límites coloniales, cuenta que las colonias hispanoamericanas, al separarse de la metrópoli para constituirse en repúblicas independientes el año 1810, proclamaron por límites los territorios que los soberanos de España habían asignado a cada uno de ellos. Este principio se denominó Uti Possidetis Juris, con el cual se designó la jurisdicción territorial que estos países tenían en la guerra de independencia.

El investigador Jorge Mier Hoffman afirma, en un artículo que circula en internet, que este principio deriva del latín y significa “Poseerás como poseías´. Por consiguiente, lo considera una aberración jurídica ya que establece que “los territorios serían aquellos que poseían para 1810 según la división político-administrativa establecida por España en sus colonias americanas´.

El factor que se aborda en esta nota es la decisión que se tomó de definir las extensiones territoriales, los accidentes geográficos, fluviales y marítimos de cada región, sin tomar en cuenta el “térrea nullius´ que se refiere a las posesiones ocupadas por los nativos de cada colonia antes de 1810, por lo que los títulos de tierras fueron invalidados con la aparición del Uti Possidetis Juris. Por lo tanto, “los tribunales internacionales le conceden validez, justicia y sustento legal a los Contratos de Capitulación que entregaban los reyes católicos a los españoles conforme a la autorización del papa Alejandro VI´.

Para otorgarle al Uti Possidetis Juris la legalidad respectiva, el año 1847 se realizó un congreso internacional en Lima al cual asistieron representantes de cinco repúblicas hispanoamericanas: Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y el país anfitrión, Perú.

El escritor Paz Campero cuenta que este pacto “se firmó el 8 de febrero de 1848 donde se aprobó que las delimitaciones de las fronteras se realizarían buscando límites naturales y en caso de que los gobiernos no se pudieran poner de acuerdo, estarían obligados a someterse al fallo arbitral de una potencia amiga´.

Para conocer y precisar los límites coloniales entre Bolivia y Chile se analizaron algunos hechos históricos, basados en documentos de la época y referencias bibliográficas; dichos hechos jurídicos poseen valor legal pues están fundados en el Derecho Indiano que era un conjunto de normas que rigieron para la Colonia; y finalmente, en el Derecho de los Estados en el cual se plantearon las aspiraciones de las colonias, dice Campero.

Desde 1552 hasta la promulgación del Uti Possidetis Juris, pasando por la fundación de ambas repúblicas, surgieron los síntomas de disputas territoriales.

Paz Campero afirma que “el litigio de los límites entre Bolivia y Chile, planteado el 28 de marzo de 1842 por el presidente Ballivián de Bolivia que establecía los límites en el, por entonces, centro minero Paposo y la del presidente Bulnes del 31 de octubre de 1842, que establecía el límite de Chile en el (hito) 23º 06’; de acuerdo a la doctrina establecida del Uti Possidetis Juris de 1810, debía resolverse mediante una potencia arbitral´.

Así, “en 1866 se estableció en común acuerdo el límite en el paralelo 24 grados con una medianería y en 1874 en el 24 solamente; se pudo establecer también la obligación de no imponer nuevos impuestos. Pero, en 1879, Bolivia impuso el impuesto de 10 centavos por lo que desconoció los tratados y Chile reivindicó sus derechos al paralelo 23º´.

En el Tratado de Tregua de 1884 y ratificado en el Tratado de Paz del 20 de octubre de 1904 — afirma el escritor Paz Campero—, Bolivia entregó sus territorios del río Loa al paralelo 23º; por lo tanto, “queda pendiente la resolución de derechos del paralelo 23 al 24 grados, puesto que Bolivia y Chile reconocieron como límite y ambos reivindicaron sus derechos a ese grado geográfico´. Por lo tanto, “los derechos, de acuerdo al Uti Possidetis Juris, corresponderían al país sucesor de los derechos coloniales antes de 1810, del territorio en disputa; siendo también necesario establecer los límites y la demarcación que corresponda a ese año´.

Una vez hecho los respectivos análisis y la recopilación de varios datos históricos el investigador Eduardo Paz Campero concluye que quedan establecidos los derechos de Bolivia, en base al Uti Possidetis Juris sobre los paralelos 23º y 24º, considerando que no se puede construir una amistad entre naciones por medio de engaños.

“Hay que reconocer indudablemente que la aspiración boliviana de retorno al mar tiene una base legítima, justa y correcta, que son los derechos de Bolivia como sucesora a la Audiencia de Charcas en base al principio denominado Uti Possidetis Juris sobre el territorio de Atacama, departamento de Litoral, como salida justa, libre y soberana al Océano Pacífico´, concluye Paz Campero.

“Bolivia, en base al Uti Possidetis Juris, tiene el derecho legítimo y justo sobre Atacama como salida libre y soberana al océano Pacífico”

No response to “¿Salida al mar de Bolivia?”

Leave a Reply